reflexions@reflexions.es
675 736 784
Calle Espinosa nº 8, 1º - consulta 106. Valencia - 46008

MINDFULNESS Y ALCER

Aprendiendo a gestionar al enfermedad renal con Mindfulness

Mindfulness  y ALCER
REFLEXIONS, en colaboración con ALCER, quiere ofrecerte el programa "Mindfulness para pacientes renales: estrategias y herramientas para la gestión del dolor y la enfermedad crónica y el estrés que surge al sufrir esta condición".

En ocasiones, podemos caer en el error de pensar que la salud es la ausencia de enfermedad biológica. Sin embargo, si contemplamos al ser humano desde un punto de vista integral podemos observar que somos seres vivos complejos donde confluyen diversos factores:

  • Factores biológicos (anatomía, fisiología, género, edad, genética, alimentación, descanso, ejercicio físico).
  • Factores sociales (red familiar, red social, satisfacción laboral, niveles de estrés, compensación económica laboral, habilidades de comunicación)
  • Factores psicológicos (personalidad, emociones y sentimientos, pensamientos, ideas y creencias, conductas adaptativas y de afrontamiento, actitudes y aptitudes, creencias y espiritualidad)

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) la salud se define como un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedades o patologías.

En el momento que somos diagnosticados de una enfermedad renal crónica, el equipo médico altamente cualificado y especialista en la material, vela por nuestra salud física y ponen en marcha un plan terapéutico para tratarnos.

Sin embargo, como hemos dicho anteriormente, somos mucho más que simplemente nuestra biología y aunque estamos bajo supervisión médica, nos estamos enfrentando a una etapa vital desconocida y muchas veces aterradora.

En este periodo es muy común que haya que afrontar cambios en la dieta, en el ritmo de vida, a nivel laboral, en los roles familiares y al mismo tiempo puede que  nos enfrentemos a cierto nivel de dolor, cansancio u otros síntomas físico. Con todo ello, es comprensible que neguemos la situación o que sintamos incertidumbre, desconcierto, miedo, preocupación, rabia o enfado y que parezcan pensamientos repetitivos negativos e incluso catastrofistas.

La suma de todo ello aumenta nuestro nivel de estrés, sintiéndonos en muchas ocasiones desbordados por la situación; lo cual a su vez tendrá un impacto negativo en nuestro organismo y es entonces cuando puede producirse un efecto “bola de nieve”.

Es quizás, en este momento, cuando nos damos cuenta que necesitamos ayuda externa para enfrentar de una manera más saludable los cambios que se están produciendo en nuestra vida.

Y es en este punto vital, donde el entrenamiento en mindfulness puede ayudarnos, tanto si nos acaban de diagnosticar como si somos “veteranos” en la enfermedad.

El programa de mindfulness MBPM (pain and illness management based in mindfulness) para la gestión del dolor y la enfermedad crónica es un programa en donde aprendemos, a lo largo de 8 semanas y de forma gradual, una serie de herramientas, estrategias y habilidades para autogestionar los diversos aspectos de nuestra vida de una manera más adecuada.

Este programa está basado en el desarrollo paulatino de la atención consciente o atención plena (significado de mindfulness), que es la capacidad de prestar atención de manera intencionada al momento presente y sin juicios ni críticas. Enfatiza en la habilidad de “pararse y observar”, para aprender a “responder en vez de reaccionar” a los sucesos de nuestro día a día.

De esta manera dejaremos de vivir angustiados siempre pensando en el pasado o en el futuro para aprender a tomar elecciones adecuadas en este momento, las cuales pueden reducir de manera muy significativa nuestro sufrimiento.

Desde el programa MBPM, podríamos decir que la enfermedad renal crónica es el sufrimiento primario y definimos este concepto como aquella condición objetiva de salud que estamos experimentando en este momento y que por el momento no podemos modificar.

La mayoría de nosotros, frente a una situación difícil como es la enfermedad o la enfermedad de un ser querido,  desarrollamos comportamientos y/o hábitos inapropiados de salud que pueden empeoran la situación, y esto lo que denominamos el sufrimiento secundario. Este tipo de sufrimiento es subjetivo, ya que cada uno de nosotros reaccionamos de una manera diferente a una misma situación.

En una primera etapa del programa, aprendemos a identificar y diferenciar estos dos tipos de sufrimiento.

Poco a poco podremos suavizar, reducir e incluso podremos llegar a eliminar nuestro sufrimiento secundario, lo que  podrá influir de manera muy positiva nuestra calidad de vida y nuestras relaciones sociales. Al mismo tiempo, aprenderemos a aceptar de una manera amable y bondadosa el sufrimiento primario y aprenderemos diferentes estrategias para poder gestionarlo, lo que puede tener un impacto muy positivo en nuestra salud.

Al ser un programa de educación y autogestión, la finalidad del mismo es que nosotros mismos aprendamos a reconocer y gestionar nuestras sensaciones físicas, nuestros sentimientos, pensamientos y comportamientos en nuestro día a día.

Con ello, podremos disfrutar de una sensación de empoderamiento y autonomía sobre  nuestra salud y dejaremos de sentir que estamos a merced de las circunstancias externas.

Es muy importante que no  confundamos los programas  de mindfulness con un tratamiento médico, psicológico o psiquiátrico; por lo que nunca debemos sustituir, ni es una alternativa a ninguna intervención sanitaria.

El objetivo de este programa es mejorar nuestra capacidad de respuesta frente a nuestras necesidades individuales bio-psico-sociales. Porque nosotros somos quienes mejor nos podemos llegar a conocer y cuidar.

Si tienes conocer el próximo programa que vamos a realizar o para resolver cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros a través del formulario a pie de página, a través de nuestro correo electrónico reflexions@reflexions.es o por teléfono.