reflexions@reflexions.es
675 736 784
Calle Espinosa nº 8, 1º - consulta 106. Valencia - 46008
¿Pseudoterapias?
Publicado el 13/01/2019
¿Pseudoterapias?
Artículo que expone brevemente la ley de autonomía del paciente, el plan del gobierno en contra de la pseudoterapias y la estrategia de la OMS sobre la medicina tradicional.
El gobierno actual está tratando de quitar el derecho a la libertad de elección de médico y de tratamiento. Actualmente este derecho está reconocido en tal la Ley 41/2002 de autonomía del paciente, en el que se cita que la “Libre elección: la facultad del paciente o usuario de optar, libre y voluntariamente, entre dos o más alternativas asistenciales, entre varios facultativos o entre centros asistenciales, en los términos y condiciones que establezcan los servicios de salud competentes, en cada caso.”

Actualmente según la legislación, el paciente tiene derecho a utilizar la medicina alopática y/o la medicina no convencional. Tener un derecho, no significa estar obligados a utilizar la medicina no convencional, si no se desea. Pero garantiza que se establezcan por ley unos estándares de calidad al paciente que quiere utilizar estas técnicas si así lo desean. Quiero recalcar que esto es un derecho del paciente, por el que cada paciente tiene derecho a ser respetado en sus decisiones, siempre que haya tenido una información veraz por parte de los profesionales.

Cuando se autoriza la apertura de un centro sanitario por parte de la consejería de sanidad correspondiente, existe una garantía legal para el paciente en el que los profesionales sanitarios que se trabajan en dicho centro y que se dedican a estas prácticas no convencionales, han realizados estudios sanitarios (medicina, fisioterapia, enfermería,…) y que además se han formado en la técnica que aplican, ofreciendo de esta manera unos estándares de calidad al paciente.

El gobierno actual está llevando a cabo una campaña de desprestigio contra este tipo de terapias no convencionales, ya que la misma palabra significa falsaterapia. Aunque en realidad, actualmente existe evidencia científica que avalan estas técnicas.

También la OMS (Organización Mundial de la Salud) propone en el documento “Estrategia de la OMS sobre la medicina tradicional 2014-2023” que los gobiernos realicen políticas de inclusión de este tipo de terapias en la sanidad, ya que favorecen la salud con mayor respeto a su naturaleza, porque producen muchos menos efectos secundarios y porque contribuyen a reducir el gasto sanitario. Por esas razones algunos gobiernos europeos ya han incluido las medicinas tradicionales complementarias en su cartera de servicios sanitarios.

Como paciente debes conocer tus derechos y debes saber que existe evidencia científica para ciertas patologías o sintomatología sobre la acupuntura, la reflexología podal, el tacto terapéutico, el mindfulness, etc. Puedes consultar multitud de estudios científicos en una de las bases de datos más reconocida dentro del campo médico.

Por otro lado, las terapias complementarias no son la panacea, ni curan todo. Y si oyes alguien argumentar este esto, duda. Pero si me gusta hacer el siguiente símil: no utilizamos un antibiótico para eliminar el dolor de cabeza, porque no es la medicina adecuada para esa sintomatología. Tampoco utilizamos un paracetamol para  que nos ayude en un ataque de alergia. Y eso mismo es lo que pasa con las terapias complementarias, no sirven para todo, ni curan todo; pero si podemos utilizarlas para ayudar ciertos síntomas o proveer más bienestar y calidad de vida al paciente.  
Pondré un ejemplo, un paciente con cáncer deberá seguir el tratamiento médico ortodoxo (quimio, radio, cirugía etc...) pero quizás la angustia por el futuro puede aliviarse con la practica de mindfulness, sin que ello suprima la intervención de un psicólogo. Quizás una hora de tacto terapéutico simplemente le ayude a tener un oasis de calma y tranquilidad (creeme si has tenido cáncer, sabes de lo que hablo y sabes que esos momentos de paz son una de las cosas más preciadas y necesarias cuando estás pasando por esta enfermedad); y quizás la técnica de las zonas reflejas pueda ayudarte a aliviar tus náuseas, mejorar tu descanso nocturno o quizas puedan ayudarte a eliminar tus molestias en las cicatrices. Quizás prestar atención a tu dieta ayude a tu cuerpo a eliminar antes los efectos tóxicos de la quimio o a nutrirte mejor, lo que repercutirá en tu salud. Y esto es lo que defiendo: sinergia entre medicina alopática y tradicional, para mayor beneficio y bienestar del paciente. Si quieres puedes ver este video.

Por supuesto, es necesario que se proteja al paciente de aquellos terapeutas o profesionales que practiquen intrusismo o realicen mala praxis, pero desafortunadamente esto no depende del tipo de medicina que se ejerce, alopática o tradicional, si no del "profesional" que la realiza. Y, bajo mi punto de vista, es de estos casos excepcionales y concretos de los que la ley nos debe amparar a todos.

El Plan para la Protección de la Salud Frente a las Pseudoterapias que lidera este gobierno y que quiere imponer de forma autoritaria, pretende sancionar gravemente a los profesionales sanitarios que utilizan las terapias tradicionales como una herramienta más en su práctica, tanto en el ámbito público como en el privado, para erradicar de esta forma su práctica y su uso. 

Si el plan se lleva a cabo, eliminado todo tipo de medicina tradicional, solo sería legal consumir medicamentos para aliviar nuestros síntomas o patologías. 
Y mi pregunta es ¿Esto realmente a quién beneficia? ¿Se está buscando la sinergia de la medicina alopática y la tradicional para el mayor beneficio del paciente? ¿Por qué en nuestro país se pretenden prohibir e ilegalizar prácticas médicas que son de uso común en otros países? ¿Qué intereses reales hay detrás de todo ello?




VOLVER